Manejo de los líquidos en una dieta para la disfagia

La disfagia se presenta cuando una persona tiene problemas para tragar (deglutir) normalmente. Una dieta para la disfagia es una manera de comer y beber que es más segura para una persona que tiene problemas para tragar. Esta dieta ayuda a prevenir la aspiración. Una dieta para la disfagia incluye solo ciertos tipos de líquidos que son seguros para beber.

¿Qué es la disfagia y la aspiración?

Se conoce como aspiración cuando algo entra en las vías respiratorias o pulmones por accidente. Pueden ser alimentos, líquidos o algún otro material. Esto puede causar problemas de salud graves, como la neumonía. Cuando una persona tiene disfagia, siempre existe el riesgo de aspiración. Es posible que esté en riesgo de aspiración por disfagia si tiene alguna de estas afecciones:

  • Ataque cerebral

  • Problemas dentales graves

  • Afecciones que reducen la cantidad de saliva, como el síndrome de Sjogren

  • Llagas en la boca

  • Enfermedad de Parkinson u otros trastornos neurológicos

  • Distrofias musculares

  • Bloqueo del esófago (por ejemplo, a causa de un tumor canceroso)

Tipos de líquidos en una dieta para la disfagia

Una persona que tiene disfagia puede aspirar líquidos fluidos con mayor facilidad. Por esta razón, algunas personas que tienen disfagia necesitan evitar tomar ciertos líquidos. O bien, necesitan espesar los líquidos.

Existen líquidos de distintos tipos. Algunos son fluidos y circulan rápidamente. Otros son más densos y circulan con mayor lentitud. Los líquidos más densos que circulan más lentamente son más fáciles de tragar. Los líquidos más adecuados para usted dependen de la gravedad de su disfagia. Beber los tipos de líquidos adecuados reducirá su riesgo de aspiración.

Es posible que un fonoaudiólogo (“SLP”, por sus siglas en inglés) trate su disfagia.  Hable con su fonoaudiólogo sobre qué tipos de líquidos están permitidos para usted. De fluidos a espesos, los tipos son:

  • Fluidos. Son líquidos acuosos como jugo, té, leche, refrescos, cerveza y caldo.

  • Tipo néctar. Son líquidos levemente más espesos, como jugos de verduras y batidos livianos con leche.

  • Tipo miel. Estos líquidos son como la miel a temperatura ambiente.

  • Espesos como para cuchara. Son líquidos tipo pudín que son demasiado espesos como para pasar por una pajilla (popote).

Maneras de manejar sus líquidos

Usted puede manejar sus líquidos transformando los líquidos fluidos en más espesos. Esto se hace agregando gel, goma, polvo u otro líquido sin sabor. Estos se conocen como espesantes. Al agregar un espesante, usted puede llevar cualquier líquido al grado adecuado de densidad que usted necesita. Es posible que usted pueda comprar espesantes en una farmacia. También puede comprarlos en tiendas de suministros médicos. Los espesantes vienen con instrucciones en el envase que explican cómo usarlos. Usted también puede comprar líquidos ya espesados. Es posible que sean más caros. Sin embargo, no tendrá que prepararlos. Hable con su fonoaudiólogo si tiene dudas sobre cómo preparar sus bebidas.

A muchas personas no les gusta beber líquidos con espesantes agregados. Estos espesantes pueden disminuir el sabor, hacerle sentir lleno rápidamente o formar grumos. Algunas personas prefieren el sabor de un espesante más que el de otro. Otras pueden preferir productos ya preparados. Pruebe distintos tipos hasta encontrar los líquidos espesados que usted disfrute más.

Cuando llega el momento de beber

Mientras esté bebiendo, puede ayudar sentarse derecho. Es posible que necesite usar almohadas para apoyarse para ubicarse en la posición ideal. También es posible que ayude evitar las distracciones mientras esté bebiendo. Cambiar entre alimentos sólidos y líquidos también puede ayudar con su deglución (acto de tragar). Permanezca en posición vertical durante al menos 30 minutos después de comer. Esto puede ayudar a reducir el riesgo de aspiración.

Manténgase atento para detectar síntomas de aspiración como, por ejemplo:

  • Toser o estornudar mientras come o justo después

  • Exceso de saliva

  • Dificultad para respirar o cansancio mientras come

  • Voz que suena húmeda o como borboteando mientras come o bebe, o después

  • Fiebre entre media hora y una hora después de comer

Mientras sigue una dieta para la disfagia

Mientras lleve una dieta para la disfagia, es posible que tenga problemas para tomar líquidos suficientes. Esto puede causar deshidratación, lo que lleva a problemas de salud serios. Hable con su equipo de atención médica sobre cómo usted puede colaborar para prevenirlos. En algunos casos, beber líquidos más espesos puede provocar que algunos de sus medicamentos pierdan algo de su efecto. Por esta razón, es posible que usted necesite un cambio temporal de algunos de sus medicamentos.

Muchas personas que tienen disfagia también necesitan tener cuidado con el tipo de alimentos que comen. Hable con su fonoaudiólogo sobre los alimentos que están permitidos en su dieta para la disfagia.

También, asegúrese de hacer lo siguiente:

  • Siga todas las instrucciones sobre qué bebidas y alimentos puede comer.

  • Haga los ejercicios de deglución según las instrucciones que recibió.

  • No cambie los alimentos ni los líquidos, ni siquiera si su deglución mejora. Primero hable con su proveedor de atención médica.

  • Avise a todos sus cuidadores y proveedores de atención médica que usted sigue una dieta para la disfagia. Explique qué alimentos y líquidos puede y no puede comer.

Pruebas de seguimiento

Su equipo de atención médica hará un seguimiento de qué tan bien usted está tragando. Es posible que necesite pruebas de seguimiento como, por ejemplo, una evaluación de la deglución por endoscopia con fibra óptica (“FEES”, por sus siglas en inglés). Si su deglución mejora, es posible que más adelante usted pueda beber líquidos más fluidos. En el futuro, es posible que pueda beber líquidos de cualquier tipo. Si su deglución empeora, tal vez necesite beber solo líquidos más espesos por un tiempo.

 

Cuándo llamar a su proveedor de atención médica

Llame enseguida a su proveedor de atención médica si tiene alguno de los siguientes síntomas:

  • Empeora su dificultad para tragar

  • Síntomas de deshidratación

  • Dificultad para respirar o cansancio mientras come

  • Su voz suena húmeda o como borboteando después de comer o beber

© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.